lunes, 26 de noviembre de 2007

¡Yo...soy...Beowulf!

El Sábado fui al cine a ver Beowulf, esa película que los críticos se empeñan en poner a parir y en comparar con 300. No lo negaré, al principio pensaba lo mismo que los críticos, que sería una castaña y algo pretencioso como las dos películas de Final Fantasy. Pero nada más comenzar uno se da cuenta de que los años no pasan en balde, y la calidad técnica se nota. Los actores son reconocibles, fieles calcos a sus originales, aunque como se dice, a veces no resultan del todo "Animados", en esto quizá es donde se nota algunas carencias técnicas que aun están sin subsanar.
Y es que al recurrir al sistema de captura de movimientos, los personajes quedan frios, como marionetas sin vida. Esto se nota más o menos en según que personajes: Mientras que los "Extras" de la película y personajes menos protagónicos como los hombres de Beowulf o la reina no acaban de encajar, luego tenemos a personajes co-protagónicos como Wiglaf el pelirrojo, amigo de Beowulf que te deja pasmado con el realismo de su animacion facial y sus expresiones, o el monstruo Grendell, que nos deja pasmados con el trabajo de animación muscular del modelo en 3d... Y ver a un Anthony Hopkins digital completamente creible (y borracho) no tiene precio.
Ahora, la película tiene acción, muchísima, pero momentos de reflexión que aunque intente enseñarte lo mal que lo pasan los personajes resultan como un tropezón narrativo. Imaginaos que en una carrera de F1 decidiesen hacer una paradita para mear... pues más o menos. Mención a parte la manía de Beowulf de quedarse en cueros cada cinco minutos, que a servidor le hacía pensar en cierto complejo a Shin Chan (Solo le faltaba hacer lo de la trompa o el culet), tranquilos niños, que no le veremos nada impúdico al heroe, ya que siempre tenemos una sombra-espada-casco oportunos para mantener el PG-13, ahora, sangre, tripas y tias en pelotas tendreis para dar y regalar.
Como última mención, la banda sonora de lujo, con temas épicos que les gustan a los roleros, y un buen hacer del señor Alan Silvestri que nos deja con un buen sabor de boca. Y por suerte nos hace olvidar la película de VanHelsing... de la que no voy a hablar ahora.Y aquí acaba esta tonto-crítica de hoy. Como no me pagan por escribir críticas de cine simplemente voy a decir:

Pues a mí me ha molado.

1 comentario:

Sombra dijo...

Genial tu critica, aun no la he visto. Pero la foto en la que sale la reina rubia, parece una foto de la fachada de Cortilandia. XD!